¿Cómo pintar el pladur? Consejos y todo lo que debes saber
¿Cómo pintar el pladur? Consejos y todo lo que debes saber

¿Cómo pintar el pladur del restaurante? Consejos y todo lo que debes saber

A la hora de pintar suelos, techos o paredes, podemos encontrarnos con prácticamente cualquier tipo de superficie o material. Uno de los más frecuentes es el pladur, muy empleado sobre todo en techos de oficinas o de negocios y que siempre, cuando tocan labores de mantenimiento o bricolaje, hace que surja la gran pregunta: ¿Cómo se debe pintar el pladur?

No es algo complicado porque, afortunadamente, el pladur es un material muy fácil de tratar y con el que trabajar. Aun así, para disipar cualquier tipo de duda, vamos a darte unos pasos con los que podrás dominarlo a la hora de pintar. No te opondrá ni un solo ápice de resistencia.

Cómo pintar el pladur en muy pocos pasos

Pintar el pladur es sencillo, siempre y cuando conozcas los pasos adecuados a seguir. Aquí, hemos partido de los consejos que ofrecen los especialistas de Todoparalaindustria.com, que tienen una amplia experiencia en el tratado de materiales y maquinaria industrial. Con la información que te facilitamos, avalada por profesionales, ten por seguro que no habrá panel de pladur que se resista a tu brocha, o a tu rodillo.

Siguiendo tan solo cuatro pautas, que además son muy sencillas y se parecen bastante a las que habría que seguir para pintar prácticamente cualquier superficie, podrás enfrentarte al pladur con la pintura sin miedo alguno. Toma nota, aunque podrás ponerlo en práctica casi al momento porque, como verás, todo es sorprendentemente simple:

Protege todo el espacio donde vas a pintar

Esto es algo que debe hacerse con cualquier labor de bricolaje que se vaya a llevar a cabo. Debes proteger todo el espacio en el que vas a pintar el pladur, pero también debes protegerte a ti. Para ello, nada más necesitas aislar paredes y suelos que no vayan a pintarse con plásticos que los protejan y, por otra parte, debes colocarte unos guantes y, si lo deseas, unas gafas que protejan tus ojos.

Asegúrate de que la zona donde vas a pintar esté bien ventilada para evitar una posible intoxicación por los vapores de la pintura, y no dudes en recurrir a la siempre útil cinta de carrocero para recortar espacios al pintar, o sujetar los plásticos protectores. Es muy sencillo, pero también es fundamental que lo hagas.

Limpia la superficie de pladur

Si quieres que la pintura quede bien, antes debes asegurarte de que la superficie de pladur no tiene absolutamente nada: ni suciedad, ni ningún otro tipo de pintura. Para ello, empieza diluyendo con agua o rascando si fuera necesario. Además, en caso de que se hayan generado bolsas o boquetes, tendrás que aplicar masilla con una espátula y lijarla una vez seca para que toda la superficie quede homogénea.

Por suerte, en caso de que se haya usado antes una pintura plástica, o un esmalte sintético, no tendrás que hacer nada. Puedes pintar encima sin problemas, aunque sí que tendrás que asegurarte de que no hay desperfectos, aplicando masilla en caso de haberlos, como ya hemos explicado.

Una primera mano de imprimación

Es algo que se suele hacer en casi todas las superficies, pero que es especialmente importante al trabajar con el pladur. Al tratarse de un material muy poroso, si aplicas pintura directamente la absorberá con mucha facilidad y el resultado no será nada bueno. Para asegurarte de que esto no suceda, debes aplicar antes una primera capa de imprimación que se encargará de sellar los poros.

Cuando se haya secado esta capa, podrás pintar el pladur con mucha más facilidad. Necesitarás mucha menos pintura, mucho menos tiempo y, también, mucha menos paciencia para obtener buenos resultados. De hecho, esto hará que la pintura dure más y necesite menos repasos con el paso de los años. Son todo ventajas.

Aplica la pintura por capas

Tras todo lo anterior, toca empezar a pintar. A la hora de aplicar la pintura, lo mejor es que des dos capas al menos. Empieza con brocha o rodillo, lo que más cómodo y práctico te sea para todo lo que quieras pintar, pero hazlo siempre pintando en el mismo sentido. Si quieres que el resultado final sea mejor, espera a que se seque la primera mano y da una segunda en sentido perpendicular a la primera.

Así, la pintura se reparte mejor y cubre todas las partes que pudieran haber quedado con menos pintura. Es algo que parece complicado, porque exige pintar siempre en la misma dirección en una sola capa, pero el resultado final se nota enormemente. Además, hace que todo quede mejor gastando menos pintura, así que es una doble ventaja.

Como decíamos, el pladur es un material muy versátil y sencillo, y eso hace que pintarlo no sea precisamente una tarea compleja. Con estas recomendaciones, tardarás poco en dejar cualquier superficie del color que más te apetezca, o del que necesites.

Top