¿Qué acero utilizar para la cocina de mi restaurante?¿El 304 o el 316?
¿Qué acero utilizar para la cocina de mi restaurante?¿El 304 o el 316?

¿Qué acero inoxidable debo utilizar en mi restaurante?

Acero inoxidable 304 o 316, el gran dilema en la cocina industrial, muchas veces nos vemos en la encrucijada de no saber cuál es el tipo de acero que necesitamos para nuestras cocinas, y es que el mercado está lleno de una gran variedad de materiales que nos ofrecen muchas posibilidades, pero, ¿sabemos cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades?

Ambos aceros inoxidables son austeníticos, son resistentes a la corrosión, en gran parte gracias a la aleación de elementos estabilizadores de austenita como el níquel, el nitrógeno y manganeso, hecho que los convierte en no endurecibles mediante tratamientos térmicos y no magnéticos. Los aceros inoxidables al cromo-níquel, son aceros de alta aleación, el contenido de níquel y cromo es de un 26% como mínimo, siendo de un 28% la aleación más habitual (18% cromo +10% níquel).

El acero inoxidable 304 es el que se utiliza en la mayoría de los equipos de cocina, debido a su correcta resistencia a la corrosión y a los ácidos, además de ser un material muy duradero. Sin embargo, el acero inoxidable 316 es el que se utiliza en aquellos equipos que están en contacto directo con los alimentos como el pescado o el marisco, debido a que es un material que soporta mejor los ácidos, es por esto que se utiliza normalmente en la marina. Un ambiente mucho más corrosivo.

Aunque el acero inoxidable 304 es el material preferido en la construcción de equipos de cocina, el acero inoxidable 316 está ganando terreno debido a sus propiedades antiespumantes y antibacterianas. ¿Cuál es el mejor para tu cocina?

Si bien el acero inoxidable 304 es más barato, el acero inoxidable 316 ofrece una mayor resistencia a la corrosión y es más fácil de soldar, lo que lo hace ideal para aplicaciones en las que se requiere una mayor resistencia a la corrosión. Si estás buscando los mejores resultados para tu cocina, el acero inoxidable 316 es el material que necesitas.

En cuanto a la limpieza del acero inoxidable, se recomienda utilizar un producto especial para este material, puesto que los detergentes comunes pueden dañarlo.

limpiar acero inoxidable

¿Cuáles son las diferencias entre el acero 304 y el acero inoxidable 316?

El acero inoxidable 304 y el acero inoxidable 316 son dos de los tipos de acero más populares que se utilizan en la industria. Ambas aleaciones de acero son durables, resistentes a la corrosión y tienen una buena resistencia a altas temperaturas. Sin embargo, existen algunas diferencias entre estos dos tipos de acero que deben tenerse en cuenta al seleccionar una aleación para una aplicación específica.

A continuación se presentan las principales diferencias entre el 304 y el 316:

El acero inoxidable 304 18/10: Un clásico en la cocina industrial

Es el tipo más común de acero inoxidable. El acero 304 es una aleación de acero inoxidable que contiene una mezcla de cromo, níquel y carbono. Exactamente, es una aleación que contiene  un 18% de cromo y como mínimo un 8% de níquel, aparte de un 0,08% de carbono. La proporción más corriente es un 18% de cromo y un 10% de níquel, de ahí la denominación de Acero Inoxidable 304 18/10.

Es conocido por su resistencia a la corrosión y su durabilidad. Es una de las aleaciones de acero inoxidable más utilizadas en el sector HORECA y se caracteriza por su buena resistencia a la corrosión, su durabilidad y su buena resistencia a altas temperaturas. El acero 304 es muy versátil y se puede utilizar en una amplia variedad de aplicaciones, desde tubos y válvulas hasta equipos de cocina y baños.

diferencias acero inoxidable

El acero inoxidable 316: A prueba de ácidos

El acero 316, también llamado acero quirúrgico, es una aleación de acero inoxidable que contiene una mezcla de cromo, níquel, molibdeno y carbono.

Tiene una mayor resistencia a la corrosión que el 304 debido a su contenido de molibdeno, lo que lo hace ideal para aplicaciones que requieren una mayor resistencia a la corrosión, como el contacto con alimentos que provienen del mar, cómo pescado o marisco.

Los entornos marinos se les llama ambientes corrosivos, puesto que son susceptibles al ataque de iones haluros (cloro, flúor, yodo, etc.), presentes en el agua de mar, produciendo un picado local o pitting. El molibdeno hace de capa protectora de estos ataques corrosivos y permiten que el acero sea más estable.

Se caracteriza por su excelente resistencia a la corrosión, su durabilidad y su buena resistencia a altas temperaturas. El acero inoxidable 316 contiene un 2% de molibdeno, hasta incluso un 3%, lo que le confiere una mayor resistencia a la corrosión que el acero inoxidable 304.

El AISI 316 es muy versátil y se puede utilizar en una amplia variedad de aplicaciones, desde armarios de refrigeración o congelación de pescado, mesas frías para pescado, equipos de cocina o de preparación de alimentos que estén en ambientes con alto % de cloruro, equipos de laboratorio, recipientes químicos, incluidos para el transporte, hasta tubos y válvulas.

¿Hay otros tipos de acero inoxidable que merezcan ser mencionados?

Existe una alternativa más económica que el 304 y evidentemente mucho más que el 316, se trata del el acero inoxidable 430, un acero de grado ferrítico, por lo tanto, muy magnético.

De ahí la famosa prueba de poner un imán para ver si se engancha o no al acero. Esta prueba «demostraría» que se trata de un acero ferrítico, y aunque es una prueba que no siempre es válida, ya que el acero austenítico trabajado en frío puede mostrar propiedades magnéticas. Igualmente, es una prueba que suele ayudar a ver si un acero es ferrítico o no y comprobar su calidad.

El acero inoxidable 430 es un acero más económico debido a su composición química, el acero 430 no tiene níquel (Ni) y acostumbra a tener un poco menos de cromo (tiene un 17%), cuando el 304 tiene 18%. Mientras que tiene algo más de carbono que el 304, un 0,12%, versus el 0,08% del 304.

La aleación con menos elementos y en menor cantidad lo convierte en un acero más barato, con menos resistencia a la corrosión, y también más utilizado en filtros de campanas, tuberías, mobiliario, menaje y utensilios de cocina o partes internas de maquinaria de hostelería que no tienen contacto con alimentos ni corrosivos.

¿Por qué algunos fabricantes optan por utilizar el acero 430 en lugar del acero inoxidable 304 o el 316?

Por costes, básicamente.

Conclusión

En general, el acero inoxidable 304 es más económico que el acero inoxidable 316, pero el acero inoxidable 316 tiene una mayor resistencia a la corrosión y es más adecuado para aplicaciones en ambientes más severos.

El acero inoxidable 304 es el material de construcción estándar para la mayoría de los equipos de cocina industrial, ya que es duradero, relativamente barato y tiene una excelente resistencia a la oxidación. Sin embargo, el acero inoxidable 316 está ganando terreno debido a sus propiedades antiespumantes y antibacterianas, si tu entorno o el producto lo requiere, utilízalo puesto que también será una inversión de futuro.

Si tu presupuesto es limitado, te encontrarás en otra dicotomía como utilizar 304 o el más económico, el 430, algo que a la larga te perjudicará, y mucho. Si tienes que vender cualquier maquinaria con acero inoxidable, será más fácil hacerlo si el acero es como mínimo un acero AISI 304 18-10.

bernat navacerrada torras
Bernat Navacerrada Torras

Autor y propietario del portal de anuncios de maquinaria de hostelería MHO, amante de la gastronomía y del mundo de la hostelería. Aunque soy diplomado en Empresariales, donde he aprendido más sobre negocios ha sido vendiendo maquinaria de hostelería durante más de 8 años. He asistido en el postgrado de Seguridad Alimentaria por la UAB, como también he realizado varios cursos de cocinero, entre ellos la formación intensiva de Cocinero en la Escuela de Hostelería Hofmann.

Top